El Spitz Japonés, enérgico y juguetón

Historia

La raza de perro Spitz japonés es criada artificialmente por criadores de perros en Japón, en los años treinta del siglo XX. Fueron creados cruzando varios otros tipos de perros Spitz. El programa de cría se basó en perros blancos de la raza Spitz alemán, que fueron traídos a Japón desde China para participar en una exposición canina en Tokio en 1921.

Durante 5 años, los criadores se han fijado el objetivo de recolectar el número máximo de razas similares para crear un acervo genético óptimo. Sobre la base de lo cual será posible crear su propia raza japonesa. Esta vez coincidió con un difícil período de transición en Japón y los preparativos para la Segunda Guerra Mundial: la lucha en Japón comenzó literalmente un año después de que los criadores completaran el negocio y crearan la raza. Esto sucedió en 1936.

La Segunda Guerra Mundial interrumpió seriamente los planes de los criadores de perros, casi destruyéndolos por completo. Después de un período de victorias y conquistas, Japón sufrió una derrota aplastante y una gran cantidad de personas fueron destruidas. La gente, hambrienta por una larga guerra, comía todo lo que quería; comer perros era algo común.

Solo los increíbles esfuerzos de los entusiastas lograron preservar la raza Spitz japonesa, y el estándar principal de la raza se escribió a fines de los años cuarenta. Casi al mismo tiempo, fueron reconocidos por el Kennel Club japonés. El Spitz japonés ganó popularidad rápidamente y, a principios de los años cincuenta, varios individuos fueron llevados a Suecia, desde donde la raza comenzó su viaje por Europa y América.

Las organizaciones internacionales de todo el mundo, una tras otra, comenzaron a reconocer a la raza Spitz japonesa como una raza independiente. Aunque, el American Kennel Club no reconoce esta raza hasta el día de hoy, ya que es extremadamente similar a la raza American Eskimo Spitz.

Descripción

Los Spitz japoneses son perros pequeños cubiertos de pelo espeso y esponjoso. Las patas son cortas, el hocico alargado, las orejas puntiagudas, los ojos negros. La cola es esponjosa y generalmente curvada hacia arriba. El color es exclusivamente blanco.

Personalidad

La alta actividad y el amor por varios juegos son quizás las cualidades que no dejan a la raza Spitz japonesa hasta la vejez. Aunque, por supuesto, puedes agregar una tremenda devoción y amor a tus maestros aquí. Estos perros pueden caminar al aire libre durante horas, jugar con otros perros e interactuar con las personas, expresando su simpatía y afecto.

Son perfectos como compañeros para literalmente todos los que necesitan un amigo de cuatro patas. Las personas que, en principio, no les gustan los perros pequeños pueden hacer una excepción. Se prestan bien a la educación y el entrenamiento, se distinguen por la obediencia, pueden tratar a los extraños de diferentes maneras. Si es un ciclista que pasa por un parque, lo más probable es que el Spitz japonés le ladre.

Esta es una raza ideal para familias con niños: la raza Spitz japonesa ama y adora pasar tiempo con ellos. No se recomienda dejar a estos perros solos, incluso si se va de vacaciones a otro país, ya que es un estrés grave para ellos. Son muy apegados a los dueños, y por ello, en el momento de tu ausencia, perderán el apetito, gimotearán y, en general, causarán muchas molestias a los amigos a los que dejaste cuidar al perro.

El Spitz japonés necesita entrenamiento, que básicamente se reduce a cancelar comandos para formar el personaje correcto. No pueden ser mimados, de lo contrario se sentirán impunes, su carácter se deteriorará, molestarán a la gente en la calle y en tu ausencia hasta pueden hacer un verdadero lío en casa. Tienen un intelecto bien desarrollado.

Formación

Por defecto, un perro Spitz japonés tiene un carácter abierto y amigable, y en el proceso de educar al dueño, lo principal es comportarse armoniosamente y no estropear el negocio. Por lo general, estos perros no están obligados a aprender comandos complejos, limitándose a los básicos. Pero esto no significa que no puedan aprender comandos complejos, todo depende de su amabilidad y paciencia.

Y también, desde la posibilidad de elegir el horario de entrenamiento más óptimo, ya que al Spitz japonés no le gusta concentrarse en completar tareas durante mucho tiempo. Haz el amor, sé constante y cíñete a tus metas.

Cuidado

El Spitz japonés debe peinarse una o dos veces por semana, y debe bañarse aproximadamente con la misma frecuencia. Si a tu mascota le gusta dormir en la cama contigo, lo mejor es bañarlo todos los días.

Asegúrese de limpiar la suciedad y los depósitos de los ojos y las orejas de su perro, y córtele las uñas unas 3 veces al mes. Esta raza puede tolerar el frío, pero es mejor vestir a tu mascota con un mono para pasear en invierno.

Por cierto, el secreto de su lana blanca como la nieve es que la suciedad se adhiere muy mal a ella, pero se limpia, por el contrario, con mucha facilidad.

Enfermedades comunes

Un perro Spitz japonés generalmente goza de muy buena salud y rara vez necesita una visita a un veterinario. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar:

  • alergia
  • secreción nasal, que a veces se asocia con alergias.

La esperanza de vida es de unos 15 años, lo que es un excelente indicador entre los perros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *