El Labrador Retriever, amigo leal de su Dueño

Historia

Quizás sea difícil encontrar una persona que no sepa cómo es la raza Labrador Retriever. No es de extrañar, el Labrador es una de las razas más populares del mundo y la raza más popular en Estados Unidos. Ahora pocas personas lo saben, pero una vez, hace mucho tiempo, estos perros sirvieron fielmente a los pescadores.

Se cree que el Labrador Retriever ha servido a los humanos a principios del siglo XVIII. Los investigadores modernos no están de acuerdo sobre el origen del Labrador, pero la versión generalmente aceptada es que el Terranova se cruzó con el perro de San Juan, así como con varias otras razas de aves acuáticas locales. Con lo cual, hasta la fecha, aún no se ha podido establecer, sin embargo, podemos ver el resultado con nuestros propios ojos, en la raza Labrador.

En 1830, estos perros fueron llevados a Inglaterra; el segundo conde de Malmesbury estaba sumamente imbuido de sus excelentes cualidades de compañero, inteligencia y trabajo duro. Además, el Labrador es un perro bastante hermoso y poderoso. Desde entonces, el pedigrí de esta raza está indisolublemente vinculado con la familia Malmesbury, ya que comenzaron a criarlos. El tercer conde de Malmesbury les dio a estos perros el nombre de Labrador, por el área donde eran populares y de donde fueron traídos.

En aquellos tiempos lejanos, todavía no existía un país como Canadá, y los territorios de Terranova y Labrador pertenecían a América por defecto (obtuvo la independencia casi 100 años antes, en 1776). Si el conde inglés de Malmesbury no hubiera traído a varios individuos a Inglaterra, quizás hoy ni siquiera sabríamos de la existencia de la raza Labrador Retriever.

De hecho, en su tierra natal, debido a los altos impuestos y las restricciones (no más de 1 perro por familia) sobre el mantenimiento de estos perros, prácticamente dejaron de reproducirse, razón por la cual a finales del siglo XIX casi se extinguieron. Fue en Inglaterra, en 1903, donde los labradores recibieron por primera vez su reconocimiento oficial como una raza separada. En los EE. UU. Fueron reconocidos solo en 1917. Hoy en día, estos perros se utilizan en todo el mundo no solo como mascotas, sino también como perros de rescate, ayudantes para personas con discapacidad, para el servicio en aeropuertos y aduanas, para la detección de drogas y explosivos.

Descripción

La raza Labrador Retriever es de tamaño grande, constitución musculosa y pecho pronunciado. Las extremidades son de longitud media, la cola no está cortada, el pelaje es largo. El hocico es cuadrado, las orejas caen desde los lados de la cabeza hasta los pómulos. Labrador tiene un color monocromático: blanco, pajizo (el mismo perro amarillo), marrón, chocolate, negro.

Personalidad

El Labrador Retriever es una raza de perro ampliamente conocida no solo por su utilidad, sino también por su amabilidad. Son animales muy abiertos, cariñosos y amigables que valoran principalmente las buenas relaciones dentro de su familia. Son extremadamente leales al propietario y a la familia, y están felices de pasar todo su tiempo libre con ellos.

Podemos decir que el labrador por defecto trata bien a una persona, siempre que no haya creado razones para tratarlo de manera diferente.

Esta raza de perro tiene un intelecto muy desarrollado y entiende perfectamente a una persona. Además, el perro no solo comprende lo que quiere de él en un momento determinado, sino que también siente el entorno emocional que lo rodea. Por eso, no se sorprenda si su mascota intenta intervenir en una disputa familiar y calmar la situación con su amabilidad.

Otra característica distintiva de la raza Labrador Retriever es su maravillosa y legendaria actitud hacia los niños. No en vano, estos perros son considerados niñeras maravillosas.

El Labrador Retriever tiene un alto nivel de energía y necesita caminar, jugar y estar alerta mentalmente. Su inteligencia desarrollada requiere esto y, por lo tanto, las actividades intelectuales en forma de entrenamiento son una gran idea. Se esfuerzan por complacer a sus amos y se distinguen por la obediencia. Otras mascotas son bien percibidas, tienen un carácter equilibrado y gentil, por lo que nunca muestran agresión.

Les encanta nadar y jugar en el agua. Se adaptan bien a la mudanza, a vivir en un piso o sector privado, aunque el tamaño del perro implica una gran cantidad de espacio libre en tu hogar. Tienden a ladrar, pero pueden aprender fácilmente a callarse cuando se les ordena.

Formación

Un perro de raza Labrador es excelente para el entrenamiento y con mucho gusto participa en el proceso de entrenamiento.

En cualquier caso, el Labrador es simplemente un amigo bueno, amable e inteligente. No es necesario que lo obliguen a estudiar: si entrena todos los días aproximadamente a la misma hora, el perro esperará este momento con alegría. El entrenamiento de su labrador retriever debe ser constante.

Debes ser constante, no estar nervioso por las nimiedades y armarte de paciencia. Aunque, por lo general, estos perros atrapan todo bastante rápido. Si desea entrenar a su mascota en cualquier orden o acción especial, por ejemplo, para ayudar a una persona mayor, puede ser mejor traer a un especialista.

Cuidado

La raza Labrador Retriever debe cepillarse dos veces por semana. Los ojos deben limpiarse de depósitos todos los días, las orejas generalmente se limpian dos o tres veces por semana. Necesitas bañar al perro una o dos veces por semana, recortar las uñas tres veces al mes.

Enfermedades comunes

El Labrador Retriever generalmente goza de buena salud y rara vez necesita ver a un médico. Sin embargo, todavía existen ciertos problemas, que incluyen:

  • displasia de la articulación de la cadera: es una enfermedad hereditaria;
  • la displasia del codo es una enfermedad hereditaria;
  • osteocondrosis;
  • catarata;
  • atrofia progresiva de la retina;
  • epilepsia;
  • la displasia de la válvula tricúspide es una enfermedad cardíaca congénita, cuya prevalencia está aumentando en la raza Labrador;
  • miopatía: esto se considera una enfermedad hereditaria;
  • vólvulo dilatado gástrico, popularmente – vólvulo;
  • dermatitis húmeda aguda;
  • una cola fría es una condición benigna pero dolorosa común en los laboratorios y otros perros perdigueros. Se cree que es un problema muscular entre las vértebras de la cola. Su perro puede morderse la cola, pero no se preocupe, por lo general desaparece por sí solo después de un par de días.
  • infecciones de oído.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.