La expectativa de vida de tu perro

Cuando decides tener un perro, lo haces con la expectativa de que tu nuevo compañero canino esté contigo durante muchos años. ¿Pero cuántos años, exactamente? Esto es algo que a todos los futuros dueños de mascotas les gustaría saber. El promedio de vida de un perro es de unos 12 años, pero este hecho por sí mismo te dice muy poco. En realidad, hay un número de variables que ayudarán a determinar cuánto tiempo es probable que el miembro más reciente de tu familia esté contigo.

Diferencias entre razas

Generalmente hay una relación inversa entre el tamaño de la raza y la esperanza de la vida: cuanto más grande es el perro, más corta es la duración de vida esperada, y viceversa. Los San Bernardos, por ejemplo, normalmente sólo viven de 7 a 11 años, mientras que se puede esperar que los Chihuahuas sobrevivan de 15 a 18 años. Los perros de raza mixta suelen ser menos propensos a los trastornos genéticos hereditarios que los de raza pura, y normalmente se puede esperar que vivan un poco más que un perro de línea de sangre pura. Por supuesto que estamos hablando de la vida en relación con la muerte por causas naturales, o enfermedades que se espera que acompañen a la vejez. Obviamente, los problemas de salud individuales pueden acortar considerablemente la vida de un perro.

Enfermedades y desórdenes genéticos

Los perros están sujetos a una serie de condiciones que pueden acortar la vida, incluyendo cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes. Aunque la aparición de estas enfermedades puede parecer misteriosa, hay muchos que creen que la mala alimentación puede desempeñar un papel importante, ya que está bien establecido que la dieta es un factor significativo en el desarrollo de condiciones de salud crónicas y que ponen en peligro la vida de los seres humanos.

A pesar de que los perros son carnívoros, los alimentos para perros producidos comercialmente se elaboran principalmente a partir de granos, no de carne. Estos alimentos también están muy procesados, lo que elimina la humedad y añade nutrientes de una forma que puede no ser ideal para la absorción del cuerpo canino. Muchos están convencidos de que la dependencia de este tipo de alimentos está acortando artificialmente la vida de los perros, y que estos alimentos son la razón por la que tantos perros mayores padecen una variedad tan amplia de enfermedades, como la artritis, la podredumbre dental y la insuficiencia renal, así como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes ya mencionados.

Muchos creen que las dietas de alimentos crudos con alto contenido en proteínas son una alternativa saludable para los perros. Lamentablemente, no se han realizado suficientes estudios sobre los efectos de la dieta en la salud de los perros para sacar conclusiones definitivas. Pero el sentido común sugiere que si los alimentos procesados son malos para los humanos – lo que se ha demostrado en estudios controlados – entonces es lógico que también lo sean para los animales. Otro hecho interesante es que en los últimos años ha habido varios perros que han vivido mucho más de lo esperado, hasta los 20 años, y en todos los casos estos perros han sido alimentados con comida normalmente consumida por los humanos en lugar de comida para perros. El perro vivo más antiguo de los últimos tiempos, un bull terrier mixto de Australia, vivió hasta la madurez de los 27 años con una dieta exclusivamente de alimentos crudos.

En muchas razas se encuentran trastornos genéticos que pueden causar enfermedades u otras condiciones crónicas que acortan la vida de un perro. Uno de los más comunes es la displasia de cadera, una condición dolorosa y degenerativa que puede causar un gran sufrimiento en un perro y que con el tiempo se vuelve tan debilitante que la eutanasia se convierte en la única alternativa humanitaria. No hay forma de proteger a un perro de su herencia genética; las únicas precauciones que puede tomar un futuro propietario de un perro es intentar obtener su animal de un criador que pueda proporcionar certificados y otra información médica que demuestre la ausencia de defectos genéticos graves en el linaje del perro que se llevará a casa.

Obesidad

Es controvertido si los alimentos comerciales para perros son cómplices de las enfermedades y condiciones que ayudan a acortar la vida de los perros. Sin embargo, nadie discute que la obesidad es una de las principales razones por las que se desarrollan problemas de salud como enfermedades cardíacas y diabetes en los perros. Al igual que los humanos, el metabolismo canino se ralentiza a medida que envejecen, por lo que los perros mayores deberían comer un 30-40% menos que cuando eran jóvenes.

Esterilización y castración

La esterilización puede ayudar a eliminar el riesgo de ciertas enfermedades y condiciones relacionadas con la reproducción, y esto se refleja en mejores estadísticas de longevidad de las hembras esterilizadas. Sin embargo, se han realizado algunos estudios que parecen indicar que los perros castrados viven menos tiempo que los no castrados, aunque las pruebas no son concluyentes.

Las sugerencias para explicar este sorprendente hallazgo se han centrado en el cáncer, específicamente en los cánceres del tracto urinario y de la próstata, que parecen ocurrir más a menudo en los machos castrados. Algunos han señalado que, independientemente de lo que indiquen las estadísticas, la esterilización detiene la necesidad de vagabundear de un perro macho, y esto puede eliminar muchos de los peligros que un perro podría enfrentar en el mundo.

Formas de prolongar la vida de su perro – labradores jóvenes y viejos

Hay medidas que deben tomarse para asegurar que su perro mantenga una salud óptima. Cada vez que un nuevo animal llega a tu casa, lo primero que hay que hacer es llevarlo inmediatamente al veterinario para que reciba las vacunas u otros tratamientos de salud que pueda necesitar. También debes preguntar a tu veterinario sobre cualquier suplemento vitamínico o tipo especial de comida para perros que pueda haber disponible y que sea de mayor calidad que las comidas preparadas comercialmente.

Una dieta de alimentos crudos puede ser algo que valga la pena considerar, pero sería mejor buscar la opinión de las personas que han tenido a sus perros con esa dieta en lugar de confiar simplemente en la opinión de tu veterinario. Además, si tu perro desarrolla eventualmente ciertas condiciones médicas, puede haber formas de ayudarlo a usar remedios nutricionales. Por ejemplo, un suplemento que contenga aceites Omega-6 y Omega-3 puede hacer maravillas para el picor y otros problemas de la piel, mientras que la glucosamina y la condroitina suelen ser como una droga milagrosa para los perros que sufren de artritis.

La longevidad de un perro sólo está parcialmente determinada por la genética. Si se tiene cuidado de alimentarlo con una dieta saludable, combinada con visitas regulares al veterinario, esta combinación por sí sola puede ayudar a extender su vida. De hecho, el ejercicio debería ser una excelente manera de mantener a tu perro tan saludable como pueda ser. Sin embargo, lo más importante es educarse sobre lo que se puede hacer para preservar y mejorar la salud de tu mascota, y hacerlo con una mente abierta. En otras palabras, no tengas miedo de pensar más allá de lo normal – si otros dueños de perros han tenido éxito en mantenerlos sanos usando enfoques que no son necesariamente familiares para su veterinario, esas ideas podrían muy bien valer la pena probarlas con tu perrito también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.