El Komondor, un perro enorme y con el pelo muy raro

Historia

La raza de perro Komondor proviene de Hungría. En su país natal, las menciones escritas de estas mascotas aparecieron por primera vez en el siglo XVI, pero esto no significa en absoluto que hayan surgido entonces.

En estos lugares, en este momento, incluso la llamada «nobleza» no siempre sabía realmente cómo escribir, incluso si de alguna manera podían leer la carta. Komondor realizaba las funciones de custodia de hogares y ganado, actuando como perros pastores y guardianes.

El Komondor es utilizado en esta capacidad por los habitantes modernos de Hungría. La raza existió durante siglos, sirviendo a las personas en el campo como pastor, perro guardián y simplemente un perro versátil, hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial.

Este evento jugó un papel muy importante para Europa, por lo que la raza estaba al borde de la completa extinción. En las zonas rurales, la gente moría de hambre, muchos fueron llevados al ejército. A nadie le importaban los perros, como a otros animales, y cuando la gente empezó a morir de hambre, no desdeñaron la carne.

La población de la raza Komondor en su tierra natal no se ha recuperado desde entonces, aunque ahora la raza no se considera extinta. Una pequeña población de Estados Unidos ayudó a que estos perros no desaparecieran por completo después de la Segunda Guerra Mundial.

Descripción

Se trata de perros grandes que pesan unos 40 kg. La constitución es grande, las extremidades son de longitud media, aunque por el pelaje parece que son más cortas de lo que realmente son. La cabeza es redonda, las orejas están dobladas, la cola es corta, el pelaje es largo, blanco.

Personalidad

Komondor es un guardia y vigilante nato. Esta raza realmente siente su llamado interior al observar y proteger a las personas y animales que se le han confiado. Y trata esto con gran responsabilidad. A veces puede llegar al punto en el que el perro se sienta y mira a su familia, o cómo te amarras los zapatos, preparándote para el trabajo por la mañana.

Además, esta observación puede repetirse y ser solo una parte de su vida diaria. Estos perros tienen una excelente memoria, y si un familiar viene a visitarlo durante una semana, el perro lo recordará de inmediato y lo cuidará de la misma manera. Vigilante y responsable. De hecho, tanta atención no es del agrado de todos. Estos animales aman a su familia por completo, son extremadamente devotos de sus seres queridos y sin dudarlo defienden su protección. De ahí la actitud desconfiada y, a veces, hostil hacia los extraños.

Esta raza tiene un alto nivel de energía y necesita largas caminatas, aunque los Komondors pueden vivir en un apartamento de la ciudad. Lo principal es proporcionar el nivel adecuado de actividad, evitar que el perro aumente de peso y proporcionar una salida de energía. Pero el mejor lugar para ella es una casa particular con patio, porque el Komondor idealmente realiza las funciones de un vigilante (pero debe dormir dentro de la casa si quieres mantener la lana en buenas condiciones). Es sospechoso y siempre alerta. La lana larga y gruesa no es la mejor opción para los muebles tapizados, pero brinda una excelente protección contra el frío. Pero estos perros no perciben muy bien el calor.

La raza Komondor son animales inteligentes y observadores, pueden aprender muchos comandos, pero requieren una guía segura, por lo tanto, tal vez, un propietario novato como primer perro puede no ser adecuado. Además, el intelecto desarrollado y la independencia interna se notan incluso a una edad temprana. Cabe señalar que la raza Komondor madura durante un tiempo bastante largo: la maduración completa se produce aproximadamente a la edad de tres años.

Otros perros en la calle a menudo se perciben como antipáticos y, a veces, incluso agresivos, por lo que es mejor usar una correa mientras camina si hay otros perros cerca. Los niños se perciben con normalidad, pero tienen un límite de paciencia por lo que el niño debe estar entrenado para manejar a un perro.

Formación

La raza necesita socialización para ayudarlos a armonizar su carácter. En consecuencia, el entrenamiento y los juegos de atención e inteligencia ayudarán al perro a realizarse. La raza Commander puede aprender muchos comandos, pero los básicos deben aprenderse primero.

También es una buena idea enseñarle a su perro a callarse cuando se lo ordene, ya que es propenso a ladrar ante cualquier sonido sospechoso. En la enseñanza, debe ser un maestro consistente, paciente, sabio y amable, estricto cuando sea necesario.

Cuidado

No se recomienda cepillar el pelo de Komondor con un cepillo rígido, como el pelo de otros perros. Al mismo tiempo, el pelaje necesita un cuidado esmerado, debes asegurarte de que el perro se mantenga limpio, bañarlo, y si necesitas peinarlo, usa un peine con una parte ancha.

Las orejas deben limpiarse 2-3 veces a la semana y examinarlas periódicamente en busca de infecciones, enrojecimiento y otras afecciones no saludables. Los ojos se limpian a diario. Las uñas se recortan 3 veces al mes. Debes bañar a tu perro al menos una vez a la semana o según sea necesario.

Enfermedades comunes

Por lo general, los problemas de salud no aparecen hasta que la mascota alcanza la madurez completa. Un perro Komondor es propenso a las siguientes enfermedades:

  • entropión
  • displasia de la articulación de la cadera
  • torsión gástrica o vólvulo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.